Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘CUENTOS’ Category

Hoy he comenzado un experimento llamado “Trayectos cortos“. Es un libro de cuentos en forma de blog.

Espero que el experimento salga bien.

Anuncios

Read Full Post »

Quisiera no tener que decírtelo:
Lávate los dientes
                         después de ponerme los cuernos.

 

Raquel Moreno

Read Full Post »

En casa de tu hermana

 -Estoy harto. ¿Por qué tenemos que pasar la Nochevieja en casa de tu hermana?

-Por el mismo motivo que tenemos que pasar la Nochebuena en casa de la tuya.

-Es que este año nos tenemos que ir a tomar viento.

-Si, pero ¿organizarás tú la cena? Este año yo no puedo cocinar.

-Si nos organizamos bien…

-Ya, mientras cocino me enchufo un tubo a la teta y al bebé. Así, tu madre podrá llegar antes de tiempo y pillarme con las manos en la masa. Como la vez que llegó a las 6 de la tarde. Me niego.

-Mi madre sólo quería estar con su nieta más tiempo.

-Ya lo sé, por eso metió prisa a tu hermana para llegar antes.

-Se te ha quedado gravado…

-Me sentó peor que mal.

-Vale, no organizamos nosotros, pero… ir a casa de tu hermana… está lejos, y va su suegra, su cuñado, sus sobrinos…

-Y mi familia al competo, tus suegros, tus cuñados, tus sobrinos… si, vamos a ser muchos por eso es en su casa, porque en la nuestra no cabemos, y no podemos organizar la cena.

-Podemos buscar una alternativa…

-Y para la cena en casa de tu hermana también, que también va su familia política.

-Es que está muy lejos, y volver con los niños a cuestas me da palo, que el bebé es muy pequeño.

-Es muy pequeño, si, pero ahora es cuando se le puede llevar a cualquier sitio y a cualquier hora. La que me preocupa es la niña… pero lo mismo de da llevarla a casa de mi hermana que a casa de la tuya.

-Que en Nochevieja la gente va loca por la carretera…

-Tan loca como en Nochebuena. Y las carreteras para llegar a casa de tu hermana están muy mal… Por lo menos a casa de la mía se va por la autopista, y no por caminos de cabras.

-No exageres…

-No exagero en absoluto, la semana pasada a tu madre le estalló una rueda por pisar un boquete.

-Vale, la carretera para llegar a la casa de mi hermana no está bien asfaltada.

-¿Bien asfaltada? ¿Pero está asfaltada o sólo son agujeros?… ¿Quieres prestar atención a la carretera?

-Ya lo hago.

-Por eso no has hecho el stop.

-No venía nadie.

-La siguiente es a la derecha.

-No, a la izquierda.

-Lo que tu digas, tu conduces.

-Me estás poniendo de los nervios.

-¡Cuidado!

(¡Crash!)

-Cariño, ¿estás bien?… ¿Cariño?, ¿¡Cariño!?…

Raquel Moreno

Read Full Post »

-Marisa, hazme un favor, si me llaman di que estoy en una reunión y coge el mensaje.

-Vale.

-Vuelvo en media hora. (Bueno, y ahora a respirar hondo. ¿Lo llevo todo? Si, lo llevo todo).-Hola. (Vaya, no me ha dado tiempo ni a salir por la puerta).

-Hola. Tenemos que sentarnos un rato.

-Pero ahora no, cuando vuelva.

-Avísame entonces.

-Lo haré. El jefe quiere hablar conmigo, ¿habré metido la pata? No, no recuerdo. Puede ser cualquier cosa, pero tengo que olvidarme de eso, por un rato. Inspirar, expirar, inspirar, expirar… A ver si me relajo, si no, será infructuoso. Nada, que no sale nada. Voy a cambiar de mano. La derecha ya me duele. ¿Dónde está la fotografía?, sin la fotografía no consigo nada. Aquí está. Mira esos ojitos, y su sonrisa. ¡Qué dulce es! Todavía nada y se me pasa el tiempo. ¿Qué querrá mi jefe? Respira hondo. Inspirar, expirar, inspirar, expirar… Que no cunda el pánico. Vuelve a concentrarte en la foto, en los ojos, en la sonrisa, imagina sus pies desnuditos, moviéndose. Empieza a dolerme, lo voy a dejar. No, tengo que seguir intentándolo. Ya, ya sale, y sale a chorros. ¡Bien! Ya pensaba que no podría. Sólo me ha dado tiempo a un pecho, a la hora de la comida lo intentaré con el otro. Voy a meter la leche en el frigorífico.-Marisa, ¿has visto al jefe?

Raquel Moreno

Read Full Post »